¿Qué es la espiritualidad?

January 29, 2018

 

Aún es mucha la gente que no tiene claro qué es la espiritualidad. Por diferentes razones, el alcance y sentido de la misma son completamente ignorados por la mayoría, y aún quienes tienen una vaga idea sobre la misma, la confunden con ideas preconcebidas llenas de mitos y prejuicios.

 

Por ello, comenzaré una aproximación negativa, es decir, diciendo lo que no es. La espiritualidad no es la religión, sino la parte esencial de la religión. No son las diversas formas que rodean a los movimientos religiosos, no son sus estructuras jerárquicas, ni sus liturgias, ni sus formularios o dogmas. La espiritualidad es el contenido subyacente a todas esas formas, un contenido universal y no excluyente, del cual nadie debería intentar apropiarse. Un contenido que pretende un aprendizaje, el aprendizaje de nuestra naturaleza original amorosa y compasiva. Un contenido al cual se debe atender por su mera esencia, independientemente de su procedencia o de la forma concreta en que se ponga de manifiesto.

 

Tampoco es el desarrollo de capacidades sobrenaturales de comunicarse con los espíritus, ni la predicción que supuestamente éstos facilitarían a unos pocos privilegiados que tendrían el don de mediar con ellos. La espiritualidad, sin embargo, sí atiende a las realidades trascendentes, a un contenido que es previo y posterior a la vida física y a la materia, pero que se pone de manifiesto en dicha vida física y materia, indirectamente, como un reflejo.

 

La espiritualidad no es una forma mágica de hacer milagros o de obtener curaciones maravillosas,  ni debe servir de pretexto para parecer mejor que los demás, más profundo o más místico. Tampoco consiste en el estudio y dominio de las energías cósmicas con el fin de obtener protección frente a la mala suerte o la desgracia, o con el fin de obtener remedios energéticos a las enfermedades, o una espontánea abundancia que te librará para siempre de la pobreza material sin esfuerzos. Muy al contrario, es una camino de aprendizaje que comienza en uno mismo, que involucra esfuerzo y motivación por los logros que su puesta en práctica en el día a día de nuestra vida conllevan.

 

La espiritualidad nos habla de nuestra naturaleza bondadosa, de nuestro origen común que debemos ir descubriendo, en una introspección íntima individual, en un acercamiento gradual hacia unas realidades trascendentes que cada uno debe descubrir. Sea cual sea la vía en la que dicha información provenga, cada uno de nosotros tiene la oportunidad de realizar un contraste interno, una prueba fidedigna y válida individualmente, que será el más valioso rasero de selección con el que nos podamos encontrar.

 

El acercamiento a la espiritualidad es sencillo para cualquiera, e incluso se puede realizar siguiendo el método científico de validación de prueba y error: escoges un texto sobre espiritualidad profunda y aplicas sus postulados, poco a poco, en tu vida diaria, convirtiéndote en un laboratorio vital, analizando con muchísima atención el sentir profundo respecto de cada prueba que realices: “me siento más en paz, tranquilidad, dicha y armonía con el resultado de la prueba”, pues acabas de validar el principio; “no me trae como resultado esa paz profunda, esa armonía y esa dicha”, pues has rechazado ese postulado. No confundas esa sensación de paz y alineación con la euforia de la autocomplacencia. Poco a poco, con la práctica, afinarás el proceso.

 

Este sencillo método te dará la completa fiabilidad sobre si lo que llevas a la práctica es un postulado espiritual profundo o no. Se convierte en una guía eficaz, en una brújula infalible, que te guía en la niebla de la búsqueda de la verdad con independencia de la referencia externa del mundo, a la que tantas veces nos adherimos sin el debido contraste interno. Los mejores y más claros ejemplos suelen ser del estilo de poner en práctica “la completa renuncia al ataque, o al juicio” o “la adopción de la idea de ayuda a los demás como parte estructural de tu vida”.

 

Pero la espiritualidad no se queda en la sencilla forma práctica de afrontar su camino que hemos descrito. En ese sentido, no es una búsqueda estéril o pueril que podría quedar huérfana de la madurez lógica de sus postulados. La aplicación de la misma en tu vida diaria te llevará al reconocimiento de realidades personales trascendentes, de un Origen personal, por un camino propio, ajeno a la mitificación tan común de las divinidades que contienen cualesquiera vías de misticismo.

 

En la práctica, mucha gente accede a la espiritualidad a través de la religión, siempre que su motivación les lleve a discernir claramente qué es lo esencial y qué es lo accesorio. Las personas que han tenido desengaños religiosos, por no haber logrado materializar dicha vía de acceso, normalmente llegan a través de textos específicos, que siendo muy pocos, sin embargo hoy en día están a disposición de cualquiera.

 

Sea cual sea la forma de acceder al aprendizaje espiritual puro, al enfrentamiento con esos ideales trascendentes, el resultado será siempre el mismo, una evolución personal que se manifestará en todas las áreas de la vida, reflejándose al exterior en forma de confianza, honestidad, mentalidad abierta, júbilo y toda otra serie de circunstancias que reflejarán exteriormente el profundo cambio interno de la persona, que irá accediendo, cada vez con más nitidez, a la verdad, bondad y belleza de la aplicación espiritual.

 

El sistema de pensamiento de la espiritualidad, como vía de realización, conlleva necesariamente esa transformación interna que se refleja exteriormente de diversas formas. Los más importantes ideales recibidos por la especie humana han sido, por un lado, los de un Dios personal, amoroso, como un padre atento a la evolución de sus hijos,  y por otro, y como consecuencia de lo anterior, la fraternidad común entre todos ellos, que comienzan a entender la forma consecuente de relacionarse unos con otros. Dichos ideales, base del mensaje espiritual puro, han accedido a nuestro conocimiento de muy diversas formas, aunque la primera de ellas como resultado de su postulado expreso por Jesús de Nazaret.

 

Pero dicho importantísimo mensaje no debe asociarse a la justificación de una religión excluyente de las demás, pues cualquiera que sea la vía de acceso al mismo es perfectamente válida. Solamente hace unas pocas décadas, el contenido del mensaje se ha ido perfeccionando a través de algunos textos y, hoy en día, lo importante es el reflejo que dicho mensaje produce en las personas que lo asimilan y asumen como el eje central de su experiencia de vida.

 

Una de las consecuencias prácticas de la asunción del mensaje de Paternidad única y su consecuente fraternidad común es lo que la filosofía ética y moral han establecido como la regla de oro del comportamiento humano: “no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”, o en su versión positiva, más evolucionada, “haz a los demás lo que hubieras querido que otros hicieran contigo”. Este postulado práctico enlaza con el doble contenido del mensaje expuesto, aunque posteriormente, en su aplicación práctica, lo sobrepasa, pues su aplicación acaba incorporando una consecuencia más avanzada, que es la de la completa unidad última de todo ser vivo, bajo el paraguas todoabarcador del Origen común.

 

Y a nivel personal, el hallazgo de la verdad, validada a través del contraste interno en cada uno de nosotros, llevará inevitablemente a la orilla de la bondad, pues todo lo verdadero es bueno, y acercará finalmente la más completa belleza a la vida del practicante de espiritualidad, pues no hay mayor belleza que en una vida dedicada a lo verdadero y a lo bueno.

 

Iván Rodríguez

 

Coautor del libro:

“Espiritualidad y biocentrismo: una nueva tierra para una nueva compasión”

 

Orientador espiritual.

 

En Madrid, a 28 de enero de 2018.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Origen del libro 'Espiritualidad y biocentrismo: una nueva Tierra para una nueva Compasión

January 5, 2018

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook icono social
  • Facebook icono social