¿Dónde se encuentra la verdad?

January 26, 2018

Si algo podemos aprender del análisis de la historia es que la verdad irrefutable de cada época ha quedado invalidada en la siguiente época.

Igual que sucede a día de hoy, los autoproclamados poseedores de la verdad afirmaban tener las respuestas a las preguntas, y en verdad sus argumentos estaban pulidos y eran firmes, casi inquebratables. Pero cada época llega a su fin y con ella cada supuesta verdad verdadera era suplantada por una nueva.

Esta era llegará a su fin y con ella también las verdades que la acompañan serán reemplazadas por otras nuevas. Si nos fijamos bien, en última instancia, esto sucede por una simple cuestión. Se suele abrazar solo una las diferentes perspectivas que se pueden utilizar para formar una hipótesis. Pongamos el ejemplo de la verdad en el último milenio. Pasamos de la verdad teológica y religiosa a una verdad atea y estrictamente científica, para explicar el sentido de la vida y del mundo que observamos. ¿Tan equivocados estaban hace 1.000 años cuando afirmaban ser poseedores de la verdad? O mejor dicho, ¿No estaremos igual de equivocados en estos momentos cuando afirmamos poseer la verdad? ¿Qué diferencia ambas verdades, sino un cambio de perspectiva?

La ciencia y la espiritualidad poseen argumentos poderosísimos para demostrar su validez. Cuando dos opuestos pueden validarse, deberíamos pensar que no son opuestos, sino complementarios. La nueva era exige de nosotros la capacidad de ampliar y hermanar las diferentes perspectivas y perfeccionar nuestra comprensión de las mismas.

La ciencia nos aporta una valiosísima información que, además, podemos medir y analizar. La espiritualidad nos aporta también una valiosísima información, que no podemos medir, pero sí analizar. La espiritualidad nos aporta la información sobre un inicio. La ciencia nos aporta la información sobre cómo fue ese inicio, con los datos que podemos observar y medir. La espiritualidad nos aporta información de un destino. La ciencia nos puede ayudar a corroborar si nos encaminamos hacia ese destino, porque podemos hallar las pruebas que demuestren o invaliden esa afirmación.

Creo en la ciencia. Y creo en la espiritualidad. Creo en la unión de la Espiritualidad y el Biocentrismo. Creo que podemos iniciar una nueva era si entendemos, por fin, que todo el conocimiento forma parte de esa verdad, y que no es excluyente sino todo lo contrario. Que las perspectivas son relativas, no absolutas. Que no son una totalidad en sí mismas, sino complementarias.

Alberto Terrer, en Enguera a 26 de Enero de 2018. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Origen del libro 'Espiritualidad y biocentrismo: una nueva Tierra para una nueva Compasión

January 5, 2018

1/1
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • Facebook icono social
  • Facebook icono social